Autor: Ignacio Solsona jueves, 14 de septiembre de 2017

Abogado Laboralista en Castellón: Telf. 662061250

Cuando un trabajador es despedido, puede interponer una demanda contra dicho despido en el plazo de 20 días hábiles, al efecto de reclamar su readmisión o una indemnización por despido improcedente de 45/33 días de salario por año trabajado.

No obstante, en ocasiones, el trabajador sospecha (o sabe) que la empresa pueda ser insolvente. ¿Qué expectativas tiene entonces de cobrar su indemnización o los salarios de tramitación derivados de la readmisión?

En estos casos hay que distinguir diversas posibles situaciones, que son las que voy a analizar a continuación.

Si necesitas consultar a un abogado laboralista en Castellón, puedes ponerte en contacto conmigo sin compromiso.


Despido objetivo o disciplinario conflictivo (el trabajador no está de acuerdo)

Si se ha realizado contra el trabajador un despido objetivo o disciplinario conflictivo, el trabajador podrá impugnar el mismo, en aras de solicitar una indemnización de 45/33 días de salario por año trabajado en la empresa, o la readmisión, según se tercie. Aunque obviamente, si la empresa es insolvente, o se tienen sospechas de que pueda serlo, conviene al trabajador la extinción definitiva del contrato de trabajo, y el cobro de una indemnización, pues de lo contrario, en caso de readmisión en una empresa insolvente, ¿quién garantiza al trabajador el pago de sus salarios?

El trabajador seguirá todo el proceso judicial por despido, y al finalizar el mismo, si la empresa no paga, deberá ejecutar la sentencia. 

Ejecución de la sentencia contra una empresa insolvente

Si finalmente la empresa es insolvente, de la ejecución resultará una declaración de insolvencia, y el trabajador podrá dirigirse al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), que le pagará su indemnización con el máximo de un año. Esto significa que FOGASA pagará la indemnización que corresponda a 1 año de salario, pero no más allá. En términos económicos, la indemnización máxima que puede pagar FOGASA para el año 2017 es de 20.053,10.-€ netos.

Es muy importante, no acordar ninguna indemnización en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC), cuando se sospecha que la empresa pueda ser insolvente, puesto que FOGASA, no reconoce las indemnizaciones acordadas en el SMAC, y por tanto, el trabajador no la cobrará.

Declaración de la empresa en concurso de acreedores

Si la empresa ha sido declarada en concurso de acreedores, el trabajador deberá dirigirse al Administrador Concursal, para que le reconozca el crédito de la indemnización (si ésta ya ha sido reconocida en la sentencia). Y si no ha sido reconocida por sentencia, habrá que ampliar la demanda contra el Administrador Concursal.

Igualmente, si la empresa ha sido declarada en concurso de acreedores, y el trabajador ha sido despedido por la vía objetiva o por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), y no quiere impugnar dicho despido, sino cobrar la indemnización de 20 días de salario por año trabajado, puede dirigirse al Administrador Concursal para certificar su crédito, y acudir al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) para cobrarlo.

Si necesitas consultar a un abogado laboralista en Castellón, puedes ponerte en contacto conmigo sin compromiso al número que indico a continuación.


Abogado Laboralista en Castellón: Telf. 662061250

Deja un comentario

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Despido Castellón -Aviso Legal - Profesionales en la defensa de tus derechos -