Autor: Ignacio Solsona jueves, 31 de agosto de 2017

Abogado Laboralista en Castellón: Telf. 662061250

Aunque su nomenclatura pudiere llevar a pensar lo contrario, el despido objetivo por ineptitud del trabajador, no se refiere al sentido peyorativo de la palabra, sino a un sentido técnico; la falta de aptitud profesional, sobrevenida o no conocida por el empresario, para desarrollar los cometidos propios de su puesto de trabajo.

Se trata de limitaciones físicas o psíquicas que impiden al trabajador seguir desarrollando el trabajo para el que fue contratado. Además, es un requisito que dichas limitaciones deben aparecer con posterioridad a la contratación del trabajador, o deben desconocerse por el empresario en el momento de contratar al trabajador.

Por ejemplo:
- La pérdida de visión de un oficinista que trabaja con el ordenador. O la pérdida de un brazo por un operario de fábrica.
- La pérdida de carnet de conducir.
- La falta de la titulación académica exigida para desarrollar determinada profesión. Incluso aunque dicha titulación sea exigida por un cambio legislativo reciente.

En casos como los descritos, el trabajador puede ser despedido por la vía objetiva, y el empresario debe pagarle una indemnización de 20 días de salario por año trabajado en la empresa, con un tope de 12 mensualidades.

Sin embargo, si el trabajador no está conforme con el despido efectuado por la empresa, puede impugnarlo y reclamar una indemnización por despido improcedente, de 45/33 días de salario por año trabajado, con un tope de 42/24 mensualidades. Estamos refiriéndonos al doble de indemnización en algunos casos.

Vamos a explicar algunas cuestiones más sobre este tipo de despido.

Si necesitas consultar o contratar a un abogado laboralista en Castellón, puedes llamarme sin compromiso al teléfono 662061250.



Ineptitud posterior a la contratación

La falta de cualidades o requisitos que determina la ineptitud, debe aparecer con posterioridad a la contratación del trabajador, es decir, debe ser sobrevenida. O como mínimo, debía desconocerse por el empresario en el momento en que contrató al trabajador.

Se trata de un requisito importante en este tipo de despido, puesto que se declara improcedente el despido realizado por ineptitud, cuando el empresario conocía la misma con anterioridad a la contratación del trabajador.

Valoración de la ineptitud

La valoración de la ineptitud es muy imprecisa en algunos casos, hay que atender a las limitaciones concretas que presenta el trabajador, y a las circunstancias de cada caso.

Por ejemplo, un trabajador que pierde la visión de un ojo, pero puede continuar trabajando con una visión parcial, podría entenderse que es apto para su puesto de trabajo, dependiendo de las características del mismo.

Enfermedad temporal del trabajador

El trabajador puede padecer limitaciones temporales para desarrollar su trabajo, pero reversibles tras someterse al tratamiento oportuno. Por tanto, en estos casos no procede el despido objetivo, sino que debe respetarse la salud y curación del trabajador durante el proceso de incapacidad temporal. Cuando el trabajador haya sanado, podrá reincorporarse a su puesto de trabajo y realizar sus funciones con total normalidad.


Abogado Laboralista en Castellón: Telf. 662061250

Deja un comentario

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Despido Castellón -Aviso Legal - Profesionales en la defensa de tus derechos -