Autor: Ignacio Solsona miércoles, 22 de marzo de 2017

Abogado Laboralista en Castellón. Telf. 662061250

Como todo empleado puede imaginarse, ir borracho a trabajar o consumir drogas durante la jornada laboral, pueden ser motivo de despido disciplinario. Sin embargo, para que el despido esté justificado, deben cumplirse una serie de requisitos y precisiones que describo a continuación.


La embriaguez debe ser habitual, y no una conducta esporádica. A parte del despido, existen otro tipo de medidas para sancionar al trabajador por una conducta de embriaguez esporádica, como la suspensión de empleo y sueldo.

Sin embargo, puede ser motivo de despido un trabajador que debido a su hábito al consumo de alcohol, tiene un comportamiento agresivo, genera discusiones continuadas, o comete errores graves en sus funciones.

Igualmente, la toxicomanía, como el hábito de adicción a las drogas, puede ser causa de despido disciplinario cuando repercute negativamente en la profesión del trabajador y en el desarrollo de sus funciones. No cabría sin embargo el despido disciplinario contra un trabajador que cumple con sus cometidos, y su toxicomanía únicamente afecta a su vida privada o personal.

Tampoco sería procedente el despido contra un trabajador por estar en posesión de drogas ilegales, cuando no ha consumido, ni ello ha afectado directamente al desarrollo de sus funciones.


Por otra parte, en algunos sectores económicos en los que la embriaguez o la toxicomanía puedan suponer un riesgo mayor, es posible que los Convenios Colectivos de aplicación regulen infracciones y sanciones muy graves para estas conductas, aún cuando sean esporádicas. Por ejemplo, en el sector del transporte de mercancías por carretera o de trasporte público, donde el consumo de alcohol y drogas está especialmente prohibido.

Si necesitas consultar a un abogado laboralista en Castellón, puedes llamarme sin compromiso.


Trabajadores en programas de inserción

Como excepción a la regla explicada en el apartado anterior, encontramos a trabajadores que han sido contratados por empresas de inserción, en cumplimiento precisamente de programas de inserción que buscan la rehabilitación de personas con problemas con el alcohol y los estupefacientes.

Si ocurre que durante la vigencia del contrato de trabajo, alguno de estos trabajadores incurre en embriaguez o toxicomanía habitual, causando incluso perjuicios a la empresa, tiene que comunicarlo a los Servicios Sociales Públicos, que pueden proponer un proceso de deshabituación o desintoxicación, y en caso de considerarlo oportuno, pueden proponer también la suspensión del contrato hasta que el trabajador puede reincorporarse en condiciones óptimas para el desarrollo de sus funciones.

Deja un comentario

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Despido Castellón -Aviso Legal - Profesionales en la defensa de tus derechos -