Autor: Ignacio Solsona martes, 21 de marzo de 2017

Abogado Laboralista Castellón. Telf. 662061250

La disminución del rendimiento de trabajo de forma grave, continuada y culpable por parte del trabajador, puede ser motivo de despido disciplinario.

Sin embargo, esta infracción, tradicionalmente se ha utilizado por las empresas para justificar despidos injustificables. Esto se explica porque en España no existe el despido libre, sino que el empresario está obligado a entregar una carta de despido y señalar una causa (aunque sea inventada). Cuando la empresa quiere librarse de un trabajador, pero no tiene ningún motivo para hacerlo, suele plasmar en la carta de despido esta infracción "disminución voluntaria y continuada del rendimiento de trabajo". Aunque realmente sea incierta dicha disminución, al empresario le sirve para cumplir la formalidad. Es decir, un despido injusto e inventado que sirve para cumplir la formalidad por escrito.

Por ejemplo, se ha utilizado mucho esta causa para despedir a trabajadores que se encontraban de baja médica. Como el empresario no podía poner en la Carta de despido que despedía a ese trabajador estar de baja médica, se inventaba otra causa; muchas veces, la citada "disminución". Si el trabajador impugnaba el despido, el empresario sabía que tarde o tempano tendría que pagarle una indemnización. Pero esa era la intención, pagarle una indemnización y deshacerse definitivamente del trabajador.

No obstante lo anterior, es cierto que la disminución grave, voluntaria y continuada del rendimiento de trabajo, puede ser una causa real de despido, siempre que se cumplan los requisitos que vamos a explicar en este artículo.

Si necesitas consultar a un Abogado Laboralista en Castellón, puedes llamarme sin compromiso.


En efecto, la disminución relevante, continuada y voluntaria del rendimiento del trabajador puede ser motivo de despido. Estos son los requisitos que se exigen para despedir a un trabajador:

1. Disminución relevante del rendimiento normal o pactado. La disminución del rendimiento debe ser grave entidad y debe causar perjuicios a la empresa para justificar el despido del trabajador. Como contraste hay que tomar el rendimiento pactado (por ejemplo, un comercial puede pactar objetivos en su contrato de trabajo) o del rendimiento normal, en comparación a la media de trabajadores de su misma categoría y funciones.

2. Disminución continuada del rendimiento de trabajo. Una disminución ocasional o esporádica no estaría contemplada como motivo de despido disciplinario. El despido debe justificarse con un descenso del rendimiento de forma continuada y persistente en el tiempo.

3. Disminución voluntaria. La disminución debe ser una actitud voluntaria por parte del trabajador, que pudiendo rendir más, optar por hacer lo contrario, en una actitud de dejadez en sus obligaciones de trabajo. No sería por tanto, motivo de despido el descenso del rendimiento accidental o por causas ajenas al trabajador, por ejemplo, cuando las ventas del comercial disminuyen porque el producto que vende ha quedado desfasado, ha sido mejorado por la competencia, o ha quedado sin utilidad por un avance de la tecnología.


Si consideras que tu despido no reúne estos tres requisitos, puede que estemos ante un despido improcedente, y podamos conseguir una indemnización o lo salarios de tramitación. En cualquier caso, puedes llamarme para informarte sin compromiso.

Abogado Laboralista Castellón. Telf. 662061250

Deja un comentario

Lo más leído

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Abogado Despido Castellón -Aviso Legal - Profesionales en la defensa de tus derechos -